Home / Curiosidades / En Bolonia (en la provincia de Cádiz): Un lugar impresionante

En Bolonia (en la provincia de Cádiz): Un lugar impresionante

«Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo». Thomas Edison

 

Como es sabido, Bolonia es una ciudad del norte de Italia, capital de la ciudad metropolitana homónima y de la región de Emilia-Romaña, situada entre los ríos Reno y Savena, cerca de los Apeninos.

Lo que quizá no sepa mucha gente es que hay, también, una Bolonia en la provincia de Cádiz, que tiene un glorioso pasado. Tiene una playa de dunas única y una ruinas romanas que bien merecen un viaje, de Baelo Claudia o en su denominación oficial Conjunto Arqueológico de Baelo ClaudiaEsta vieja ciudad romana acuñó moneda propia, elegía a sus gobernantes y es uno de los espacios históricos más visitados de Andalucía, rondando las 170.000 visitas al año. Fue un punto estratégico a partir del siglo  II antes de Cristo para mercaderes y para mover por el mundo la famosa salsa Garum y los salazones.

Se elaboraba Garum con atún y otros pescados.

Fue muy buena idea de Bianca, mi chica, visitar Bolonia. Lo recomiendo. Salimos temprano del apartamento de Cádiz que alquilamos (5 días) y nos dirigimos al parking del puerto para coger el coche y poner rumbo a la antigua Baelo Claudia. Son aproximadamente 96 kilómetros de muy buenas carreteras. Tiempo magnífico, sol radiante.

Al llegar visitamos primero el museo, la entrada es gratuita y luego las contiguas ruinas de Baelo Claudia. Un magnífico paseo, con bastante gente, pero no las grandes aglomeraciones que habíamos vivido en Córdoba, en la mezquita o en Medina Azahara.

Bolonia limita al oeste por punta Camarinal y su playa de Arroyo Cañuelo, y al este por punta Paloma (como el título de un disco del gran José María López Sanfeliu, Kiko Veneno); en el interior está bordeada por la sierra de La Plata, la sierra de la Higuera y la loma San Bartolomé. Que sea una playa tan virgen no es casual, ya que sólo se puede acceder por la N-340 y la carretera es estrecha y sinuosa.

Bolonia es más que una playa, es un entorno natural con parajes llenos de naturaleza casi virgen, arena fina y blanca, aguas cristalinas y una agradable brisa marina. Los que la visitan entienden que es un entorno natural único que debe ser respetado. La playa tiene unos 4 kilómetros de largo y unos 70 metros de ancho.

Baelo Claudia fue una ciudad romana situada en la ensenada de Bolonia, en la actual población de Bolonia, a unos 22 km al noroeste de la ciudad de Tarifa. Se encuentra dentro del actual parque natural del Estrecho. El estudio de sus restos arquitectónicos muestra su origen romano a finales del siglo ii a. C., observándose ya desde esa época una gran riqueza que la convierte en un centro económico importante dentro del área del Mediterráneo.

La ciudad nació a finales del siglo II a. C., siendo la heredera de un asentamiento bástulo-púnico más antiguo (Bailo, Baelokun), y su existencia está muy relacionada con el comercio con el norte de África (era el principal puerto marítimo que enlazaba con la ciudad de Tánger en Marruecos).

Probablemente Baelo Claudia tuvo algunas funciones de centro administrativo, pero la pesca, la industria de salazón y el garum (una salsa derivada del mismo) fueron las principales fuentes de riqueza.​ El emperador romano Claudio le concedió el rango de municipium (municipio romano).

La vida de estas poblaciones alcanzó pleno esplendor entre los siglos i a. C. y II, iniciándose su decadencia a partir de la segunda mitad del siglo II, cuando un gran maremoto arrasó gran parte de la ciudad. A sus desastrosos efectos se sumaron la crisis del siglo II y las incursiones de hordas de piratas, fundamentalmente mauritanos y germanos. Aunque experimentó un ligero rebrote en el siglo III, la ciudad fue abandonada definitivamente en el siglo VII.​

La figura del arqueólogo, historiador y pintor Jorge Bonsor (Lille, Francia, 30 de marzo de 1855-15 de agosto de 1930) es clave en la recuperación del yacimiento.

En su trazado urbano se distinguen las dos vías principales clásicas de la ciudad romana: el decumanus maximus, que la recorría de este a oeste y en cuyos extremos se situaban las puertas de entrada a la ciudad, y el cardo maximus, que la cruza en ángulo recto y por tanto en dirección norte a sur.

En el encuentro de estas dos calles principales se situaba el foro o plaza principal, cuyo pavimento actual es el original de losas de Tarifa conservado desde el siglo I, y a cuyo alrededor se distribuían los principales edificios públicos. Era esta una plaza descubierta con pórticos en tres de sus lados, desde uno de los cuales se accedía a tres de ellos: el templo del emperador, la curia, y otro que servía de sala de reuniones. El edificio principal, situado al fondo es la basílica, destinado a diversos fines y especialmente a sede de los tribunales de justicia; y en el lado izquierdo existían unas pequeñas construcciones rectangulares hechas con piedras: las tiendas o tabernae.

En el yacimiento se conservan los elementos más representativos que constituían la esencia de una ciudad romana. Ésta contaba con:

  • Una cerca o muralla, reforzada con más de cuarenta torres de vigía, de las que se conservan las puertas principales de la ciudad, la que se dirigía a Gades, al oeste, y la que se dirigía a Carteia. Hacia el Este, exístía una tercera puerta situada al norte de la ciudad, denominada Puerta de Asido.
  • Edificios de carácter administrativo como la curia (senado local) o el archivo municipal.
  • Una plaza pública (foro).
  • Un palacio de justicia (basílica judicial), situado en el foro frente a los templos. Tiene planta rectangular y mide 19,5 por 35,5 metros. Estaba presidido por una estatua del emperador Trajano de más de tres metros de altura.
  • Cuatro templos: tres dedicados a cada uno de los componentes de la Tríada capitolina (Júpiter, Juno y Minerva) y uno dedicado a la diosa Isis, relacionado al culto isíaco en la península.8​ Una disposición similar sólo ha sido hallada en la ciudad de Sbeitla en Túnez.
  • El mayor edificio de Baelo Claudia es el teatro, con aforo de hasta 2000 personas,9​ donde todos los actores eran hombres, incluso en los papeles de mujeres, que para interpretar se colocaban máscaras, según fuese el personaje que representaban.
  • También pueden verse restos de las tiendas (tabernae), el mercado (macellum), recinto cerrado destinado a la venta de carne y comestibles en general y formado por catorce tiendas y un patio interior;, y las termas (termae).

El abastecimiento de agua de la ciudad se realizaba por medio de cuatro acueductos.​ También puede apreciarse la zona industrial con restos de las instalaciones para la fabricación del garum, calles, acueductos, restos del sistema de alcantarillado, etc. En ningún otro yacimiento romano de la península ibérica es posible extraer tras la visita una visión tan completa del urbanismo romano como en Baelo Claudia. En esto radica su principal interés, destacado también por el espectacular paisaje que rodea a la ciudad.

El conjunto arqueológico está acompañado desde 2007 de un museo, incorporado en la Sede Institucional y Centro de Visitantes del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, obra del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra, y se ha llevado a cabo un proyecto de actuación paisajística en la ensenada de Bolonia (redactado y ejecutado por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico entre 2010 y 2013). Así mismo, la Universidad de Cádiz realiza estudios del yacimiento, dando lugar a nuevos descubrimientos, como la única copia del Doríforo de Policleto en Hispania,​ o una tumba de una noble (una de las pocas en Hispania dedicadas a una mujer). Aquí se rodó parte del episodio El síndrome de la reina Victoria (2022), de la quinta temporada de la serie de Netflix, «The Crown».

Y de Bolonia ahí partimos con rumbo al restaurante El Campero, en Barbate, donde comimos de maravilla, lo pasamos sensacional, pero eso, como diría el Maestro Billy Wilder, es otra historia…

Fue un gran domingo, porque además por la tarde estuvimos en el museo de Títeres de Cádiz.

José López Pérez

@JLPnosolocine​

Artículos relacionados:

En el Restaurante El Campero de Barbate: Magistral. Exquisito. Alta Cocina

 

En el Restaurante El Campero de Barbate, disfrutando de nuevo

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Celebrando la vida con Mabel Lozano

«Amistades que son ciertas nadie las puede turbar». Miguel de Cervantes Saavedra   El 15 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO