Home / Audio / Música / «Los Intocables» (1987): Héroes de carne y hueso. Por Rafael Pastor Soriano

«Los Intocables» (1987): Héroes de carne y hueso. Por Rafael Pastor Soriano

Hoy hablamos de una película redonda por muchas razones, porque su director Brian de Palma nos deleitó con una escena mítica en cada acto, porque las direcciones de fotografía y arte no solo emularon aquel ambiente de la época de la ley seca sino que lo hicieron suyo y por qué el casting es sensacional, teniendo cada personaje principal su momento y mostrándonos situaciones absolutamente épicas,  todas ellas con una inolvidable banda sonora de fondo por parte del maestro Ennio Morricone.

Nos situamos en la ciudad de Chicago en plenos años 20 donde un grupo de hombres reclutados por Elliot Ness, hacen frente a la mafia  liderada por Al Capone en aquel Chicago que se ganaría para siempre el apodo de “La ciudad del crimen”.

Llama la atención que más que abolir la ley seca, el mensaje que quieren dar nuestros protagonistas es que nadie por muy peligroso que sea tiene derecho a imponer su propia ley.

No ceden ante las amenazas ni los sobornos y se mueven por una serie de principios que están por encima del miedo. Este es digamos el punto romántico del argumento.

De Palma mima su trabajo desde el minuto uno sin tampoco perder su estilo, aportando un gran impacto visual y es que pocos trabajos ambientados en los años de los grandes gángsteres contaron con tantísima sangre de por medio, se respiraba violencia sí pero pocas veces  se nos mostraba con tanto esmero ese color rojo que De Palma hizo una de sus marcas de la casa.

En el papel protagonista tenemos a un joven Kevin Costner que resulta convincente como Eliot Ness y que a pesar de su inexperiencia no queda eclipsado ante tanto peso pesado del mundo de la interpretación. Nos transmite en varios momentos lo mucho que tiene que perder haciendo frente a la situación y dota al personaje de gran sobriedad.  Es realmente convincente como el jefe de este escuadrón de agentes amenazados con la ley como principal estandarte.

Sean Connery como Jim Malone aportando carácter, presencia y veteranía al grupo. Sus apariciones rebosan fuerza, sencillamente no siente miedo ni vacila lo más mínimo a la hora de ejecutar sus acciones, es la voz de la experiencia y el que mejor conoce a lo que se están enfrentado. Con razón a Connery este papel le valdría el máximo galardón por primera y única vez en su carrera. Es un actor al que siempre echaremos de menos.

Robert De Niro como Al Capone en un trabajo memorable, probablemente el mejor de la película con permiso de Connery. Como gran actor de método no interpreta a Capone sino que se convierte en él, nos regala escenas que ya son historia del cine. Sabido es que incluso vistió por dentro y por fuera los diseños de Armani a total semejanza del jefe de la mafia, así como el brutal cambio físico que tuvo que sufrir tanto subiendo de peso (aunque también hubo algo de truco) como rasurándose parte del pelo.  Nadie lo habría hecho mejor que él.

Andy García en el papel de George Stone aporta la juventud y el carisma, tiene un cierto punto de chulería y seguridad en sí mismo que hace que le queramos tener cerca en todas las situaciones de peligro, muestra una gran química con los demás actores especialmente con Connery y con Costner sin quedarse en ningún caso atrás. Inolvidable su momento en la película tras el homenaje de De Palma a “El acorazado Potemkin”.

Charles Martin Smith como Oscar Wallace, parece sacado de aquella época además de ser un personaje entrañable y Billy Drago como Frank Nitti, el gatillo de Capone, que nos da escalofríos cada vez que sale en pantalla, completan la función.

La escena del tren con ese aire a “Los siete magníficos”, la antes mencionada de “El acorazo Potemkin” con esas escaleras interminables, la del juicio y en general todas las de De Niro además de esa escenografía y esos edificios de aquel Chicago podrido por la corrupción hacen de este film una obra maestra de la que hoy por suerte podemos disfrutar mientras como diría el propio Ness nos tomamos una copa.

Rafael Pastor Soriano. Cantante, guitarrista y compositor en To Brave My Soul además de cinéfilo empedernido

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

«Come to Berlín» de La Fanfarria del Capitán es la canción del día de www.nosolocine.net (el grupo argentino inicia gira europea y publica nuevo disco)

«Come to Berlín» forma parte del nuevo disco de la banda argentina La Fanfarria del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO