Home / Cantos de Sirena / Museo Magic World: adentrándonos en un lugar de fantasía

Museo Magic World: adentrándonos en un lugar de fantasía

Llegando al festival de Cannes en vaqueros

 

Hace unas semanas, mi amiga y compañera de nosolocine.net, Marta Molins, y yo, pasamos una tarde maravillosa y muy divertida en este mundo mágico, en pleno centro de la jungla de asfalto barcelonesa.

Su mismo nombre, Museo Magic World, ya aventura lo que vas a encontrar en este espacio, lleno de imágenes murales, que, durante varias horas, te introduce en otro mundo, un estilo a lo que le pasaba al personaje de «Alicia en el país de las maravillas» cuando se mete en el árbol al perseguir a ese conejo tan tardón. Por suerte, nosotras no nos encontramos a las malvadas flores de la cinta ni a la horrible reina de corazones. Lo que sí conseguimos es disfrutar como niñas, corriendo descalzas entre ilustración e ilustración, captando el momento en imágenes que, de vez en cuando, enseñamos a nuestros amigos para qué sepan lo que se perdieron al no acompañarnos esa tarde.

 

¡Ay, que se cae el barco!

 

Luna sobre el océano

 

«Frederik Lehner y Alex Laber son dos inversores austríacos cuya amistad ha dado a luz al museo Magic World. Todo empezó una tarde cualquiera, en medio de un ambiente desenvuelto, y una charla en confianza los llevó a hablar de sus sueños e ilusiones forjando así la base de un nuevo proyecto. Soñando a lo grande, idearon un espacio donde creatividad y diversión tomasen protagonismo, objetivo que lograron a través de la temática ‘Trick-Art’. Como verdaderos amantes de Barcelona, decidieron situar su innovador museo en esta ciudad. La aclamación del área metropolitana como centro artístico y modernista les hizo ver que con su proyecto podían incrementar esta característica que tanto les fascina», nos explica Laia Requesens, responsable de comunicación del museo.

El local, que abrió sus puertas el pasado diciembre, ya se está consagrando como cita indispensable para grupos de amigos y familias, que consiguen disfrutar de una divertida experiencia. «La intención de este nuevo espacio es simple, básicamente anima a jugar e interactuar con las imágenes murales como si estos fueran un escenario, inventando así una historia y posando para la cámara. Se trata de una actividad idónea para familias y grupos de todas las edades, ya que sacándose fotos los unos a los otros consiguen inmortalizar un momento divertido del que pueden disfrutar compartiendo en sus redes sociales o bien imprimiendo una camiseta con su imagen favorita en la tienda del museo», añade Laia.

Además del museo, se puede alquilar una sala interior para celebraciones, ya sean cumpleaños, eventos de empresas o fiestas de cualquier índole.

Gracias a este oasis mágico en pleno centro de la ciudad, pudimos sentirnos estrellas de cine, jugar con un gato gigante, balancearnos en la luna o surfear en olas australianas. ¡Incluso pudimos besar a una rana! ¡Un sitio muy recomendable!

 

Creemos en los unicornios

 

¡Me pareció ver a un lindo gatito!

 

Let’s go surfing!

 

Ranita, ranita. Conviértete en un contrato de trabajo bien remunerado (ya no creemos en príncipes)

 

Si queréis saber un poquito más, no dejéis de visitar su página web o ver este vídeo tan chulo.

 

 

Helena García Castaño

Periodista

@hgcsirena

About Helena

Check Also

Entrevista a Manel Bestratén, presidente de Mieses Global

  En un mundo cada vez más capitalista, individualista y políticamente desastroso, da gusto encontrar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO